sábado, 31 de octubre de 2015

El Poeta en su ventana -- (The poet through the veils of his window)


                                   fotografías de caballescu f.
                                   Casu, Asturias 2015
                                   propiedad del autor
                                   texto y letras de tom fabucu
                                   propiedad de caballescu f.


       para el poeta, para el pintor, el artesano, el músico, 
     el pensador ó el escultor, para el artista o el ``salva-
     je´´..., la realidad brilla con visos propios.
     Quizá ellos miran através de una verdad más oníri-
     ca, a menudo menos práctica (no el caso del inventor,
     el artesano ó el político,...) ...
    






     
        ..., el poeta, el pintor, ..., observa el mundo desde su
    ventana; desde el silencio lleno en la sobriedad de la
    ermita. La austeridad le brinda poderes que florecen
    en su favor...




      ..., y aunque parezca que miran desde detrás de los cris-
    tales, no es así, el alma de un poeta sano vaga libre. Des-
    de fuera, su ventana puede parecer cerrada pero en rea-
    lidad ese marco, esas paredes y esos cristales no existen,
    son una invención de lo práctico y lo palpable con refle-
    jos y trasluces que nos intrigan.


            artista, por tu ventana
                asomas a este mundo de nosotros
                     y en sus cristales
                           donde apenas te intuímos,
                                  vislumbramos a veces
                                       los reflejos de nuestros sueños

                                                                           (tom fabucu)

Habitantes de la Sierra I, ``Ceniza´´ -- (Sierra´s Inhabitants)


                              fotografías de caballescu f.
                              otoño de 2015
                              dehesas y navas de la Sierra de Guadarrama
                              colección del autor




              aunque normalmente de pelaje negro, estos animales varían de capa. Pintas, cenizas y negas...




                aquí pastea en una finca comunal cerrada por muros de piedra, una nava poblada de
                fresnos que además de leña, han surtido con su hoja de al ganado cuando el pasto es-
                casea.




        con las escasas lluvias el pasto comienza a verdear ligeramente tras la seca del verano.

             ...   por la nava va amansando
                           reses bravas de la Sierra
                                  el trasiego de su gente...                      (tom fabucu)


         

jueves, 29 de octubre de 2015

Ranchos de la Sierra castellana V -- (Autumn in the Sierra´s ranch)


                                              autor de las fotos: caballescu f.
                                              ranchos, ladera norte de la Sierra de guadarrama


                                            Regreso  hacia la tarde
           otoño por los ranchos de la Sierra



           bajada del pinar por el pasto hacia las dehesas, la luz gacha de l otoño...




                              ... realza los colores de esta estación aún falta de lluvias.




                       este rodal de chopos ya se vistió de luces junto al cauce seco.




         y más abajo, el pasto raído del páramo baja a las dehesas encinares tras las que ya
         asoma el amplio llano de las mieses castellanas.




            una última mirada a lo que dejaños atrás, en los últimos estertores del día...





                y el atardecer coge nuestros pasos hacia poniente.

Molín del Pisón, (Molino del Pisón o Batán) -- (Rammer´s watermill)


                                   autor: P.Beazanes (R.Potru anteriormente)
                                   tinta sobre papel
                                   29 - nov. - 19994
                                   Molín del Pisón, Pendones, Casu
                                   colección de MCDS.




                    ... cantar del agua por la presa
                             ronroneos del molino
                                 recuerdos de maíz y escanda
                                     de paseos herrados y sacos llenos
                                                                              de tertulias                                            
                                                que van cayendo en el olvido              (tom fabucu)



miércoles, 28 de octubre de 2015

Por la Campiña Inglesa I, colores -- (England Landscapes)


                                        dibujos a lapiz de color de P.Bezanes
                                        Campiña inglesa
                                        año 2011
                                        diferentes colecciones


      En un viaje por la campiña central inglesa en el que el autor no visitó ciudades pero sí numero-
      sos ``shires´´y principados, realizó estos apuntes o dibujos, todos del natural. Drifrutó de los
      lugares, al aire libre, como es su costumbre.




              ...,Gales, Dorset, Somerset, Hereford, Manchester,...




            ...,puentes, palacios, molinos, cottages, casas, granjas, jardines,...




          ..., todo bajo el sol del verano y las lluvias del clima oceánico,...



    dedicado por su paciencia a toda la gente que me ahospedó y cuidó allí, en sus casas; y al amigo
    caminante con quién me encontré en el nacimiento del río Severn.


martes, 27 de octubre de 2015

La casa de los abuelos -- ( Grandparent´s place )


                          autor del dibujo:   P.Bezanes  ( TAL, tomás asturias  lobo, y R. Potro, before...)
                          tinta sobre papel
                          6 - 11 - 1988
                          tamaño folio aprox.
                          colección familia GA., CD.



                de casa de los abuelos
                     buenos recuerdos entre olor a leña en el fuego
                          sol y frío del invierno, juegos con los primos
                                y cosas viejas por los cajones,
                                      aroma de los armarios de madera...                         (tom fabucu)

lunes, 26 de octubre de 2015

Otoño canadiense I -- (Autumn in Canada)


                                         autor de las fotos: caballescu f.
                                         de película 35 mm
                                         dibujo de P.Bezanes
                                         otoño años 2000 - 2006
                                         Columbia británica y Alberta
                                         propiedad de eeclach (artemix)
                                  




               entre Nakusp y Nelson, los arces de alguna población parecen llamas...,
               debajo, dibujo de P.Bezanes a orilla del lago Slocan. Unos arces junto a la casa.







                      en la subida a Idaho Peak desde el valle de Slocan; las flores coloradas,
                      ¿son pinceles indios (indian brush)?





       en las Rocosas (the Rockies), se acerca el invierno entre colores aún otoñales


domingo, 25 de octubre de 2015

Otoño en el rancho castellano VIII -- ( New autumn in the ranch )


                                    autor de las fotografías: caballescu f.
                                    ranchos de la Sierra de Guadarrama

                         
                     camino del pinar, por el rancho
            pinceladas de otoño




               por la vallina del regato seco aún verdea algo el pasto recio, muy raído y alfombrado.
               También sus juncos son difíciles de agostar y ser pasteados.




         los enebros rastreros comienzan a abondar por estas alturas y sus dulces bayas especiadas,
         las más maduras y azúles, entretienen el olfato y el gusto del caminante.




                 a la entrada del pinar, la campera poblada de helechos marchitos representa las manchas
                 más coloreadas por el otoño.




          y extrañamente a pesar de la sequía, bajo los pinos silvestres asoman las primeras setas,
          todo alegría.



          parece tarta de queso cubierta de mermelada pero es una amanita m., venenosa y bella.




Alguien plantó un tipi en Castilla -- (A teepee in Castilla)


                     Alguien puso un tipi al pie de la Sierra.
                     tipi de lona




      ...dos manos, un pacto , un gesto de amistad o compromiso que debería repetirse más real
      entre los pueblos. En recuerdo a todos los amigos de Canadá.



Otoño en el jardín -- ( Garden´s autumn )


                        fotografías de caballescu f.
                        pueblos de la Sierra, Castilla, 2015




          para los días guapos del otoño, se quedaron fuera las sillas del verano. La guindalina vestida
          de luces.




        y los nogales, tirada ya la fruta, comienzan a dejar caer sus hojas tocadas con un aroma afrutado
       de los  más ricos.




             también se retiraron las uvas y si alguna queda que no se hayan comido todavía unos
             pájaros u otros, quedq dulce y pasa.



                
                            cartas de colores
                                regalan al otoño
                                    el dulce aroma                                      (tom fabucu)


viernes, 23 de octubre de 2015

Ranchos de la Sierra castellana, otoño VII -- (Autumn in a ranch VII)


                          autor de las fotografías : caballescu f.
                          ladera norte de la Sierra de Guadarrama

                  Pinceladas de otoño en los ranchos
                de la Sierra 




     el pasto, apurado y agostado, malamente reverdece con las escasas lluvias caídas desde la
     primavera. Un puñado de bellotas dulces, unos escaramujos, para matar el hambrillo...




      Aunque las encinas de la dehesa no pierden su tono, el otoño se engancha de co-
     lores cálidos a matorrales y arbustos.




               ... rosales silvestres con sus escaramujos,...




           ... zarzas que ya perdieron sus moras o las consevan secas...




                  ...sobre sus hojas variopintas....




                                  y la luz gacha y cálida de octubre


Otoño en el rancho castellano VI -- (Autumn in the ranch )


                    fotografías de caballescu f.
                    lado norte de la Sierra de Guadarrama


                       otoño en los ranchos,
        el cauce seco




      la seca (sequía) estival continúa amenudo durante el otoño; en estas dehesas y páramos el
      otoño da sus pinceladas  aquí y allá, donde encuentra algún matorral o árbol de ribera.




               incluso el agua de los estancos está en mínimos y el lodo de las orillas se seca y agrieta...




     entre los rastros dejados por los patos y otros animales y las pequeñas conchas de las almejas
     secas y blanqueadas al sol, la humedad del último chaparrón permite que algunas plantas comi-
     encen a despuntar.




       en el agua que resta sobreviven malamente peces y cangrejos y algunas aves y pequeños mamíferos
       aprovechan para pescarlos.




       con todo, el otoño encuentra matorrales resistentes en los que manifestarse.



jueves, 22 de octubre de 2015

Otoño en la Sierra, cerezales, IX -- ( Autumn in the Sierra´s ranch )


                                   una entrada de eeclach
                                   autor de las fotos: caballescu f.
                                   relato de historia popular y letras por tom fabucu (2015)
                                   Sierra de Guadarrama

                        cerezales tras el viejo chozo




                 otoño en los helechos, allá atrás entre los pinos llama la atención una mancha encarnada...




              y al alcanzar el chozo la curiosidad llama a ver qué árboles de hoja caduca
              habitan en estas alturas.




          sorprende y mucho encontrar cerezos aquí; hijos todos segurro, de una primera pepita
          que los pájaros o más bién alguien, tiró aquí.




                 una mancha de color más que alegre entre el azul oscuro del pinar.




      -  `` ..., dicen por los alrededores que allí junto al chozo donde solían dormir, se despidió de sus
            padres un joven pastor y cargado con su manta y su pobre hatillo al hombro, desapareció ha-
            cia el pinar exactamente por donde hoy crecen los cerezos.
            Se iba en busca de un futuro mejor pero hay quien sugiere que sintiéndose acosado en aque-
            llos tiempos cercanos a la guerra, fue a enrolarse a uno de los ejércitos o que emigró al otro
            lado del charco.
            Dejaba moza también en la aldea más cercana, no sin asegurar antes que regresaría, y le

            quedó dicho que sabría de su vuelta cuando mirando hacia el chozo desde las dehesas viesen
            ondear la manta encarnada que llevaba con él.

            Pasó el tiempo; pasó la guerra y dejaron de asomar los dos o tres forasteros armados que pre-
            guntaron durante un tiempo por él.
            La moza, a todo vecino le hacía adivinar en los otoños unos visos colorados a un lado del chozo,
            a la entrada del pinar.
            La gente, que no acababa de ver aquellos reflejos sutiles, suponía que serían helechos, una ra-
            ma de pino o algún enebro seco y la hacían desistir de su visión preguntándole qué importancia
            podía tener aquello; mas por temor tampoco ella les descubrió el significado. Los padres de él
            y su hermano dejaron de subir con sus ovejas y cencerros a los pastos altos y al manantial cer-
            cano al chozo. Se quedaban todo el tiempo en el rancho y apenas subían algo más arriba de la
            cañada si les mandaban ir a buscar alguna morucha o ternero.

            Un año, también en otoño, la moza, ya mujer hecha, atravesó varias mañanas por la dehesa y
            el  rancho camino del pinar con algunos bultos bajo el brazo. Ellos la miraban pasar sin pregun-
            tarle nada, suponiendo que iba al chozo con la razón ya perdida. A nadie le extrañó cuando u-
            na mañana fría cruzó embozada la aldea para no volver. Pero durante unos días les pareció dis-
            tinguir muy leve, cási imperceptible algo como una mancha colorada allá por donde el viejo
            chozo. -Será el helecho, o la rama seca de un pino o un rodal de enebro seco, ...- cantaban.

            Al otoño siguiente, últimos de octubre, el hermano del pastor emigrado guiaba lentamente un
            carro tirado por bueyes hacia la apartada estación del ferrocarril con la maleta de los padres y
            ellos sentados detrás. Se despidió de ellos y siguió camino hacia la dehesa donde habría d car-
            gar leña para llevar a la casona de la aldea. Cuando le preguntaba alguien decía que se habían
            ido a vivir con unos parientes a un pueblo grande cerca de la capital. Tan como en secreto lo
            llevaron todo que a los vecinos, guardeses y pastores no les quedó otra que la imaginación pa-
            ra explicarse todo aquello. El hermano dejó de trabajar en el rancho, se casó allí y no se sabe
            con qué ahorrillos y su propio esfuerzo, arregló una casa arruinada que perteneciera a su fami-
            lia en mejores tiempos y trabajó las escasas heredades que le venían por su mujer más otras
            con las que se fue haciendo poco a poco. Cuando los vecinos comenzaron a emigrar, el precio
            de las haciendas bajó  y así fue prosperando.

            Transcurrieron los años y un sobrino suyo de la capital con ayuda de sus primos y joven espo-
            sa levantó de otra ruina casa de vacaciones y descanso. Ya todo el mudo supo que era el hijo
            de aquél pastor.
            Un día, cuando la fiesta de la patrona, entró con sus parientes a la Taberna Vieja, a celebrar,
            y allí escuchó un dicho ya bién arraigado nacido natural y sin ningún esfuerzo de la imaginación
            de los vecinos. Era tan popular que hasta en los ruegos de las misas, en la taberna o en cual-
            quier esquina de la aldea, o lugares adonde habían emigrado sus gentes, podía escucharse:

            - será el helecho, la rama de un pino;
     un rodal seco, de enebro,... 

            Valía para pedir suerte y bendiciones, para señalar incertidumbres o casualidades, para llenar
            vacíos, despedirse, saludarse los vecinos fuera de la aldea o cuando llevaban tiempo sin verse,
            etc. Y tal fue su arraigo que a los de la aldea comenzaron a nombrarlos en todas partes

    `` Serán Helechos... ´´

            El caso es que ya todo el que se acercaba hacia la cañada veía durante unos días de otoño y
           sin ningún esfuerzo, una mancha colorada allá donde el chozo viejo y la familia, unos desde la
           aldea, otros desde el pinar, se iban a juntar allí, bajo el rodal de cerezos crecidos para una co-
           mida. Se hizo costumbre y otras familias acudieron.
 
           Se dice hoy que aquellos cerezos nacieron de unas cerezas que allí comieran la moza y su pastor
           antes de que él pensara en partir. Que aún temeroso él, ya sin su manta iba a sentarse allá cada
           dos años por las fechas, coincidencia, en que un arbolejo, una caña de cerezo apenas, dejaba
           que el otoño le pintara las hojas.
           La mujer, al creer ver estos visos en la distancia, suponía que era la manta colorada através de un
           matorral y acabó por subir al chozo y encontrarse con él. Allá lo planearon todo. Nunca nadie
           fuera de los suyos llegó a saber a ciencia cierta por qué aquél joven pastor dejó su aldea.

                                                                                                   (tom fabucu)



    
               susurran los cerezos
                    fino como el aire de la sierra
                          en los pinares                                                      (tom fabucu)





                    lágrimas de otoño, sobre la yerba, bajo los cerezos...            (tom fabucu)




                                       ...y la vista del lado de los pinos y la tarde...